PROUST, LE CONCERT RETROUVÉ

Théotime Langlois de Swarte, violín
Tanguy de Williencourt, piano

 

Reynaldo Hahn (1875-1947)
Chloris (arrangement)

Robert Schumann (1810-1856)
Des Abends (Au soir): Extrait des Fantasiestücke op. 12

Frédéric Chopin (1810-1849)
Prélude op. 28 n°15

François Couperin (1668-1733)
Les Barricades mystérieuses : Second livre de pièces de clavecin (Ordre VI, n°5)

Gabriel Fauré (1845-1924)
Berceuse pour violon et piano op. 16
Après un rêve (arrangement): Extrait de Trois Mélodies op. 7

Richard Wagner (1813-1883)
Isoldens Liebestod (Mort et transfiguration d’Yseult): tiré de Tristan und Isolde Transcription de Franz Liszt, S. 447

Reynaldo Hahn (1875-1947)
L’Heure exquise (arrangement) : Extrait des Chansons grises 

Gabriel Fauré (1845-1924)
Sonate pour violon et piano n°1 : op.13 en la majeur
Allegro molto 
Andante 
Scherzo. Allegro Vivo
Finale. Allegro quasi presto

INVITACIONES

Puedes pasar a recogerlas del 9 al 15 de diciembre entre las 16:00 y las 19:00h por Azkuna Zentroa Alhóndiga Bilbao.
Solo te podremos dar 2 invitaciones por persona y concierto.

Notas al programa

Proust era un habitual del Ritz. En 1907 había organizado allí una cena musical en la que iba a participar Fauré, que fue cancelada en el último momento. Este concierto íntimo tuvo lugar en presencia de catorce invitados, a los que se sumaron otros diecinueve oyentes; su programa es cuidadosamente reconstruido por Théotime Langlois de Swarte y Tanguy de Williencourt, revive la intimidad de los salones finiseculares parisinos y nos transportan al fértil universo musical evocado en las páginas de “En busca del tiempo perdido”.

Proust, ¿programador musical? Aquellos familiarizados con À la recherche du temps perdu solo se sorprenderán a medias, ya que la música ocupa un lugar central en su obra. Para alimentar su historia, llegó a pedir a los mejores artistas que tocaran para él. Lo que menos se sabe es que a veces organizaba un salón musical, como la cena-concierto íntima que organizó en el Ritz en 1907. La propuesta es pues sencilla: ¿si escucháramos lo que Proust quería escuchar y hacer escuchar a sus invitados? En este programa que se sumerge en las raíces de la música francesa tanto como testimonia la fascinación de Proust por el gesto wagneriano, y en la que Fauré ocupa un lugar privilegiado. Sabemos, por supuesto, la alta estima en que Proust lo tenía; la «Vinteuil Sonata» ciertamente desprendía para él el ligero aroma de quien era entonces la figura tutelar de la escena musical francesa. Fauré iba a ser el invitado de honor de la velada, pero declinó la invitación en el último momento.

En una carta que le escribió dos días después a Reynaldo Hahn, describió la naturaleza ecléctica del programa. Los compositores de su época se presentaron junto a los maestros del pasado y de fechas más recientes: Fauré, Wagner, Schumann, Chopin y Couperin.

MUSIKA MÚSICA • T: +34 94 679 04 88