Concierto 8

Orquesta Sinfónica de Castilla y León
Chloé van Soeterstède directora

 

LUDWIG VAN BEETHOVEN (1770-1827)
Sinfonía nº6 en fa mayor opus 68, “Pastoral”

  1. Allegro ma non troppo
  2. Andante molto mosso
  3. Allegretto
  4. Allegro
  5. Allegretto

Notas al programa

Pocas veces se ha dado en una región de un país, el encuentro entre artistas con formas de mirar y entender la pintura tan radicalmente opuestas como ocurrió en la primera mitad del siglo XIX con los paisajistas ingleses John Constable y J. M.

  1. Turner. Si Turner fue un aventurero que recorrió el mundo en busca de nuevas visiones, Constable fue su opuesto, viviendo toda su vida en la misma área y negándose a viajar al extranjero, e incluso, rechazó ir a París a recibir una medalla por su trabajo de manos del rey Carlos X. Turner, al contrario, encontraba en las tempestades y tormentas en las montañas un motivo de inspiración fundamental, mientras que Constable, desfavorablemente impresionado por la violencia climática de la naturaleza, enfocó su mirada de artista sobre los dulces y gentiles paisajes de su Suffolk natal.

Si hay un compositor en el que el lirismo y gentileza se combina con la violencia dramática, ese fue sin duda Beethoven. En 1808 Beethoven completa la composición de su Quinta y Sexta sinfonías. Dos obras tan contrastantes, tan diferentes en su esencia, como lo fueron vital y artísticamente Constable y Turner. La relación de Beethoven con la naturaleza fue una constante en su vida. A medida que su sordera se fue agudizando, Beethoven comenzó a alejarse de su entorno, hallando cierto confort en el medio natural. “Estoy decidido a quedarme en el campo […] Allí mi desdichado oído no me atormenta. En el campo cada árbol parece decirme: ¡Hola! ¡Hola!”, explicó el compositor en 1810 a Therese Malfatti, concluyendo “nadie puede amar el campo tanto como yo lo hago”.

Beethoven comenzó a trabajar sobre la idea de una sinfonía pastoral hacia 1803-04, cuando se encontraba componiendo su Tercera Sinfonía. En su libro de bocetos aparecen melodías que pudo extraer del folklore musical, ritmos similares al comienzo del segundo movimiento bajo el título “Murmullo de los arroyos”, y varias notas que Beethoven se escribía a sí mismo como en un intento de recordarse que no estaba escribiendo música pictórica o música programática, sino expresando sus propios sentimientos sobre el campo y la vida campestre.

Encontramos notas como: “Sinfonía característica o recolección de la vida campesina”, u otras en las que duda de la necesidad de buscar un encabezamiento poético o literario para cada movimiento: “Cualquiera que tenga, aunque sea una idea de la vida en el campo, puede imaginar lo que el autor [intenta], sin muchos títulos”.

En 1808, tras una etapa muy fructífera en la que Beethoven compone obras tan célebres como su Concierto para violín, la Obertura Coriolano, o la Misa en do mayor op. 86, Beethoven completa la Quinta y Sexta sinfonía. En la Sexta, Beethoven consigue aunar el estilo pastoral (calmado y gentil), con su estilo sinfónico (enérgico y dinámico).

MUSIKA MÚSICA • T: +34 94 679 04 88